Día de Verano - La Casa del Holandés - Extremadura

Día de Verano

 

Garganta de Alardos

 

Caluroso. Como el pasado.

Bastante loco de reservas. Aprovecho para disculparme por no poder atender peticiones de reserva por mail, teléfono y whatsapp a cualquier hora del día, mientras hago las compras del restaurante, atiendo a un proveedor o preparo la carta… Es lo que tenemos lxs pequeñxs: muchas tareas, poco tiempo.

Los niñxs son personas. ¿Qué cadenas hoteleras hicieron pensar lo contrario con lo de niños “gratis”? Ocupan y se merecen un espacio como personas que son. Lo de “donde caben dos caben cinco” en hotelería es una falacia. Hay otros mundos, pero no están en La Casa, en la que se pretende ofrecer calidad, confort y trato personalizado. Afortunadamente también hay otros alojamientos preparados y acondicionados para familias en Madrigal y en otros pueblos de ésta nuestra Vera. Puedes contactar con nuestra Oficina de Turismo de Madrigal de la Vera 927. 56.56.17

La Garganta tiene este año zona azul. Somos los más los que apoyamos la iniciativa del ayuntamiento. Sigue viniendo mucha gente, son los más también los que lo entienden. La naturaleza tiene una capacidad limitada para tantos como somos. Además se han creado puestos de trabajo. Además está más limpia y controlada. Además se han hecho campañas de concienciación. Y una larga lista de “además”.

Con respecto al medio ambiente nos queda un laaaaaargo camino. Por primera vez hablo de este pueblo como mío y no quiero que esté sucio. No solo la garganta, también quiero calles limpias y respeto a la naturaleza, a los cauces  y a lxs vecinxs. Como diría Noe, tiene que estar “impoluto, del verbo impolutizar”. He pensado en pedir una chapa de sheriff para el año que viene y sacar mi lado más Rottenmaier 😉

Y mientras tanto, un poema que se titula así: “Día de Verano”

GR 180 entre Madrigal de la Vera y Candeleda

GR 180 entre Madrigal de la Vera y Candeleda

¿Quién creó el mundo?¿Quién dio forma al cisne, al oso negro?

¿Quién hizo al saltamontes?

Me refiero a este saltamontes,
el que acaba de saltar en la hierba,
el que ahora come azúcar de mi mano,
el que mueve las fauces de atrás para adelante y no de arriba abajo,
el que mira a su alrededor con enormes ojos complicados.
Ahora levanta una de sus patas y se lava la cara cuidadosamente.
Ahora de pronto abre sus alas y se va flotando.
Yo no sé con certeza lo que es una oración.
Sin embargo sé prestar atención
y sé cómo caer sobre la hierba,
cómo arrodillarme en la hierba,
cómo ser bendita y perezosa,
cómo andar por el campo,
que es lo que llevo haciendo todo el día.
Dime, ¿qué más debería haber hecho?
¿No es verdad que todo al final se muere, y tan pronto?
Dime, ¿qué planeas hacer con tu salvaje y preciosa vida?

-Mary Oliver-

Felices vacaciones desde este rincón “salvaje y precioso” del mundo.